13 maneras de mirar un mirlo, Wallace Stevens.

I
Entre veinte montañas nevadas,
lo único que se movía
era el ojo del mirlo.

II
Tenía tres pareceres,
como un árbol
donde hay tres mirlos.

III
El mirlo se arremolina en el viento de otoño.
Es sólo una pequeña parte de la pantomima.

IV
Un hombre y una mujer
son uno.
Un hombre y una mujer y un mirlo
son uno.

V
No sé qué preferir,
la belleza de las inflexiones
o la belleza de las insinuaciones,
el mirlo cantando
o justo después.

VI
El hielo cubría el ventanal
con crista bárbaro.
La sombra del mirlo
la cruzaba, de ida y vuelta.
La emoción
trazaba en la sombra
una causa indescifrable.

VII
Oh, delgados hombres de Haddam,
¿por qué imaginan aves doradas?
¿No ven como el mirlo
camina alrededor de los pies
de las mujeres que los rodean?

VIII
Conozco acentos nobles
y lúcidos, inevitables ritmos;
pero también conozco
que el mirlo está involucrado
en lo que sé.

IX
Cuando el mirlo voló fuera de vista
marcó el borde
de uno  de varios círculos.

X
Al ver los mirlos
volar en una luz verde
incluso las cabronas
llorarían agudamente.

XI
Él viajaba por Connecticut
en un bus de cristal.
Una vez, le entró un miedo,
él confundió
la sombra de su equipaje
con mirlos.

XII
El río se está moviendo.
El mirlo debe estar volando.

XIII
Fue de noche toda la tarde.
Estaba nevando
e iba a nevar.
El mirlo se sentó
en las ramas del cedrón.
Encuentra la versión original aquí.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s